En el taller Amerena proponemos un esquema de trabajo, que ofrece a las mujeres jornadas de medio tiempo para que puedan hacer otras actividades esenciales en su vida y que al mismo tiempo puedan aprender una técnica que les ayude a fomentar su creatividad a nivel personal.
Dentro de la empresa las persona pueden desarrollar sus capacidades creativas, las cuales, mediante el sistema de aprendizaje de la técnica denominado “pintampado” también proponemos un lenguaje que llamamos “taquipíntico” y estas dos herramientas sirven para enseñar a nuestros colaboradores y así convertirse en mano de obra especializada de la marca.

Gracias a nuestro sistema de fabricación implantado en el taller, también tenemos la versatilidad de invitar a grupos de asociaciones para trabajar en conjunto y hacer proyectos que inspiren a grupos vulnerables en colaboración con Amerena y producir objetos que se puedna comercializar y recaudar fondos para las causas que tengan a su cargo.